La Cultura del Agua

En la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, de 1992 se dio el primer pasa para declarar el 22 de marzo Día Mundial del Agua.

Lanzarote ha tenido una cultura del agua muy arraigada debido a su histórica escasez. Encontramos muestras arquitectónicas, culturales y sociales en aljibes, alcogidas, maretas, bernegales, galerías, casas de dos aguas, caños, gárgolas, cubas, pipas o en profesiones como la de vendedor de agua que tocaba en las puertas de Arrecife vendiendo el preciado líquido.

Estrofas de canciones como “Te lavaste con el agua, que te sobró del sancocho, se te pusieron los labios, como libras de bizcocho” reproducen la realidad de las penurias. En épocas de sequía, las vecinas se prestaban el agua para sancohar las papas o venía un barco cisterna, de Las Palmas para abastecer a la sedienta isla conejera, dejando el agua en la aljibe que está en la plaza de la iglesia de San Ginés.

Consiente de ésta realidad, el ingeniero naval, Manuel Díaz Rijo, natural de Tinajo, crea una potabilizadora de agua de mar para consumo humano y la isla cuenta desde 1965 con la primera desalinizadora de España y de Europa.

Teniendo en cuenta que 1 de cada 10 personas no tienen acceso al agua son muchos los inventos para obtenerla como los captadores de bruma, máquinas que la extraen directamente del aire, la Fresh Water o la Omniprocessor que extrae agua potable de excrementos.

Independientemente de la tecnología, consideramos que no podemos olvidar los consejos que nos han dado nuestros mayores todos enfocados al ahorro del insustituible líquido y sobretodo debemos seguir inculcando la cultura del agua a los más pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *